Más de 8000 firmas en apoyo de profesor tucumano atacado por lobby gay por defender matrimonio natural

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

Pascual Viejobueno, profesor de Filosofía del Derecho en la UNT, aseguró que “la mal llamada ley de matrimonio igualitario es contraria al derecho natural porque no puede cumplir con el propósito de generar hijos ". 

  • Ciudadanos exigen que se respete la libertad de Cátedra

(ArgentinosAlerta.org) El profesor de Filosofía del Derecho en la Universidad Nacional de Tucumán, Pascual Viejobueno, ha sido tachado de “homófobo” por asegurar que:

“la mal llamada ley de matrimonio igualitario es contraria al derecho natural porque no puede cumplir con el propósito de generar hijos (…) Es una ley totalmente absurda, antinatural, hay ideología en eso. No es una ley que responda a una realidad”.

Tras pronunciar estas palabras se desató la polémica. La agrupación Franja Morada reclamó el pasado mes de julio a la decana Adela Seguí que el Consejo Directivo de la universidad abriera un expediente para sancionar al docente. Ampliaron la denuncia un grupo de 50 estudiantes, 20 docentes y 10 organizaciones sociales. Por su parte, el profesor de Filosofía y Letras, Fabián Vera del Barco denunció a Viejobueno ante el Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y Racismo (INADI). 

La decana Seguí, promotora de la Cátedra de Igualdad de Géneró, aseguró que “no hay que salir a condenarlo sin darle la oportunidad de que se exprese”.

Muy querido en la comunidad educativa por su reconocida labor académica, el apoyo al Prof. Viejobueno no tardó en llegar. La decana de la facultad de Derecho Adela Seguí recibió una nota con la firma de 120 abogados en la que se plantea su preocupación por lo que consideran “un ataque a la libertad de enseñanza y expresión de un profesor de esta alta casa de estudios”:

  • “Consideramos muy peligroso que en una Universidad se pudiera sancionar a un docente por exponer su punto de vista acerca de las supuestas bondades de una ley. Y parece contrafáctico que lo promueva nada menos que la (agrupación estudiantil) Franja Morada, que siempre bregó por la libertad de Cátedra".
  • “Lo que está en juego aquí, es nada menos que las libertades de expresión y de Cátedra. Se está atacando la libertad de un docente de generar en sus alumnos la capacidad de desarrollar juicio crítico en el camino de la búsqueda de la verdad."
  • "La excelencia educativa exige de un profesor de ciencias sociales exponer las distintas vertientes de pensamiento respecto de los temas objeto de estudio”, añadieron los letrados.

La plataforma ciudadana CitizenGO ha iniciado una recogida de firmas para exigir al Consejo Directivo de la Universidad Nacional de Tucumán que defienda la libertad de cátedra y el matrimonio hombre-mujer.

La petición solicita que se archive el expediente sancionador abierto contra el profesor Viejobueno y que restituya su honor como corresponde.

Respete la libertad de cátedra

Att. Comisión de Enseñanza y Disciplina del Consejo Directivo de la Universidad Nacional de Tucumán: Dra. Margarita Hidalgo, Prof. Beatriz Silva, Dra. Mercedes Leal, Psic. Rosa Castaldo, Ing. Jorge Molina Palacios, Prof. Juan Luis Hernández, Dra. Evangelina Norma Contini, Ing. Marcela Blanca Colombo, Lic. Bruno Juliano, Dr. Adalberto Gerardo Ruiz, Sr. Mariano Javier Mauvecin, Sr. Carlos Oscar Palferro, Sra. Graciela del Valle Navarro

Escribo con preocupación por el linchamiento al que está siendo sometido el profesor Pascual Viejobueno.
El profesor de Filosofía del Derecho no hizo sino transmitir el pensamiento iusnaturalista respecto al matrimonio: institución natural por el que hombre y mujer se unen con vocación de permanencia generando un núcleo adecuado para la descendencia y su apropiada socialización.

Desde esta óptica, el llamado ‘matrimonio’ entre personas del mismo sexo de la ley positiva contradice lo marcado por la ley natural.

Pretender que un profesor de Filosofía del Derecho se convierta en positivista es desnaturalizar su ámbito de conocimiento.

Impedir la libertad de cátedra –como pretenden algunos que hasta graban sus clases sin pedir permiso ni notificarlo- resultaría totalitario.

Por todo ello, le pido que archive el expediente sancionador abierto contra el profesor Viejobueno y restituya su honor como corresponde.




Etiquetas:

Comentarios