Dos millones rechazan en Roma ley de uniones homosexuales con adopción

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

La sociedad civil se lanzó a las calles en Roma para pedir al Gobierno que defienda a la familia y retire el proyecto de ley Cirinna que aprobará las uniones homosexuales y la adopción

(Actuall / ArgentinosAlerta.org) El mítico Circo Máximo en el centro de Roma y en el que cientos de cristianos fueron martirizados en el pasado, fue el escenario donde tuvo lugar la mayor manifestación que se ha celebrado en Italia a favor de la familia y en contra de la “ley Cirinna” que quiere imponer el Gobierno de Matteo Renzi.

El Senado debatirá finalmente esta semana, tras haber sido pospuesto, esta ley que abrirá la puerta al llamado matrimonio homosexual y a la adopción mediante distintas argucias legales a pesar de la oposición que muestra la ciudadanía en las encuestas.

El pasado  sábado 30 de enero Matteo Renzi se ha encontrado con la respuesta de la sociedad civil. Una concentración sin parangón en el país. Los grupos profamilia se han unido a los pujantes movimientos de la Iglesia y con el apoyo de la Conferencia Episcopal Italiana han conseguido sacar a dos millones de personas a la calle sólo en Roma.


Una auténtica fiesta llena de familias y niños

El responsable de la organización y de guiar el acto fue Massimo Gandolfini, prestigioso médico que lucha contra la llamada teoría o ideología de género desde hace años. “Somos muchísimos, muchos más de los que pensábamos en un principio”, dijo en un momento del encuentro. “Está plaza no está contra nadie” sino contra una ley que “no es aceptable desde la primera a la última palabra”, destacó.

Para el médico, en el caso de continuar renegando de la familia natural “no existirán más las familias, sino modelos diversos, y los niños serán los principales perjudicados”, explicó. “Todos hemos nacido de un padre y una madre”, afirmaba para añadir: “Nosotros no pertenecemos a ningún lobby, sino que somos simples y pobres familias y no tenemos quien nos defienda”.

Un escenario que, para la ocasión, mostró una pancarta con este mensaje: “Prohibido desguazar a la familia”. Gandolfini se mostró a favor del respeto a los valores tradicionales y pidió que no se reconozca el derecho de adopción del hijo de la pareja.

También hubo participación del mundo de la política. Al acto acudieron políticos como el ministro italiano de Medioambiente, Gianluca Galletti, que días antes había defendido su derecho a manifestarse por convicción y no como miembro del Ejecutivo de Renzi, que sí apuesta por la aprobación de esta ley.

Estuvieron también presentes el gobernador de la región de Lombardía, Roberto Maroni; el senador del grupo de Silvio Berlusconi Forza Italia, Maurizio Gasparri; el diputado de Forza Italia, Renato Brunetta; y el exministro de Reformas Constitucionales durante el Gobierno de Enrico Letta, Gaetano Quagliariello, entre otros.

El exministro de Infraestructuras de Italia hasta el pasado año, Maurizio Lupi, ha asegurado a través de Twitter que “para un hijo, tener un padre y una madre es un derecho“. “Esta es una gran fiesta por la familia tradicional, esto es un derecho bello y legítimo”, dijo por su parte el presidente de la región de Apulia, Michele Emiliano, en declaraciones recogidas por los medios locales.

Miles de familias acudieron con los niños no sólo para protestar contra la ley que se quiere imponer sino para mostrar la belleza de la familia y de los hijos, para que todos sepan que un niño necesita un padre y una madre.

Globos, pancartas de todo tipo y cientos de lemas. Así se ha desarrollado una jornada festiva en la que no se ha producido ningún tipo de incidente.

Notas relacionadas:

Etiquetas:

Comentarios