La venta de mujeres, un negocio para el Estado Islámico

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

La venta de las mujeres capturadas en Siria e Iraq se ha convertido en un negocio para los dirigentes y miembros del grupo terrorista. Son ofrecidas como “esclavas” a los combatientes mutilados.

(ArgentinosAlerta.org) El grupo yihadista Estado Islámico (EI) ha ofrecido a varias prisioneras de guerra no musulmanas como “esclavas” a sus combatientes heridos o mutilados en el noreste de Siria, denunció el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

El director del Observatorio, Rami Abderrahman, explicó a Efe que esas mujeres son “explotadas sexualmente”, además de realizar labores del hogar y ayudar a los excombatientes. La ONG detalló que el EI decidió ofrecer esas esclavas después de que varios de sus miembros heridos se quejaron de que las familias de las poblaciones locales no les permitieron casarse con sus hijas porque están incapacitados.

El Observatorio, cuya sede se encuentra en Londres y goza de una amplia red de activistas en Siria, obtuvo testimonios del reparto de esclavas en la periferia al este de la ciudad de Deir al Zur, capital de la provincia homónima, bajo control del EI.

La venta de mujeres, un negocio para el Estado Islámico

Asimismo, la ONG explicó que la venta de las mujeres capturadas por el EI, tanto en Siria como en Iraq, se ha convertido en un negocio para los dirigentes y miembros del grupo terrorista, a través del cual consiguen grandes cantidades de dinero.

Esas mujeres son consideradas por los yihadistas como “botín de la guerra contra los herejes” y son en su mayoría yazidíes, minoría religiosa presente en el norte de Iraq. El pasado julio, el EI vendió a 42 prisioneras yazidíes en la localidad de Al Mayadín, en el este de la provincia siria de Deir al Zur, por cantidades que oscilaban entre los 500 y los 2.000 dólares cada una.

Asimismo, el grupo ha entregado casi 300 mujeres yazidíes que había capturado en Iraq a sus milicianos en Siria a cambio de dinero.

El Observatorio subrayó que el Estado Islámico evita vender las prisioneras kurdas, después de que se registraron varios casos de “esclavas” de este grupo étnico que asesinaron al hombre que las compró y luego se suicidaron. Esas mujeres participan en la guerra contra el EI junto a los combatientes kurdos, que han sido clave en esta lucha en los territorios habitados por la minoría étnica en Iraq y en Siria. El Estado Islámico proclamó en junio de 2014 un califato en las zonas bajo su control de Siria e Iraq.

Etiquetas:

Comentarios