Bióloga refuta falsos argumentos de abortistas en Comisión de Legislación Penal

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

Cuando se propone el aborto como la solución a la mortalidad materna se está mintiendo ya que se desvía la atención de los verdaderos problemas de la mujer.

(ArgentinosAlerta.org) El pasado 4 de noviembre hubo una acalorada discusión sobre el proyecto de aborto en la Comisión de Legislación Penal de la Cámara de Diputados, con presentaciones a favor y en contra. La profesora María Marta Rodríguez denunció las cifras falsas de mortalidad materna que difunden los promotores del proyecto de aborto y advirtió que los verdaderos problemas de las mujeres no son atendidos.

Por su interés, reproducimos su exposición completa:

Buenas tardes, soy María Marta Rodríguez, Profesora de Biología y voluntaria de Frente Joven y del Programa Defensores de Mamás.

Agradecemos este espacio porque creemos necesario dejar en claro que los argumentos en los que se basan los proyectos que hoy debatimos son falsos.

Constantemente escuchamos que por año mueren 300 mujeres por abortos clandestinos.
En realidad las cifras de mortalidad materna del ministerio de salud indican que en 2012 hay un total de 258 mujeres que mueren por año por diversas causas obstétricas. Por lo tanto es imposible que mueran 300 mujeres por aborto clandestino, si las cifras nos indican que hay 258 muertes maternas en total.

Las principales causas genéricas de mortalidad materna son las causas obstétricas directas por las cuales murieron en 2012, 147 mujeres. La segunda causa genérica son las complicaciones obstétricas indirectas. Por las cuales en el año 2012 murieron 74 mujeres. Recién en tercer lugar aparece como causa genérica de mortalidad materna, el aborto, que incluye las diversas formas de abortos espontáneos. De las cuales en el año 2012 murieron 33 mujeres. Es decir, escuchamos 300 muertes por aborto clandestino, y la realidad nos indica que son 33 muertes, principalmente por aborto espontáneo. Y 147 por causas obstétricas directas.

Es importante para solucionar el problema de la mortalidad materna, que dejemos de mentir sobre el aborto y enfrentemos con eficacia los verdaderos problemas. La solución a la mortalidad materna en nuestro país no viene de la mano del aborto.

En definitiva, la principal causa de muerte materna, y lo dijo nuestra presidenta, es la desigualdad.


Nuestras mujeres y los niños se enfrentan a problemas sanitarios graves que no permiten un pleno desarrollo de sus potencialidades. Está claro cuál es nuestro problema. Las mujeres se enfrentan a condiciones educativas, sociales y sanitarias precarias, antes, durante y después del embarazo.

Todos los países que lograron disminuir la mortalidad materno infantil no lo han hecho con el aborto, sino asegurando una educación integral y mejores condiciones sociales y sanitarias. De hecho la provincia de Buenos Aires viene desarrollando con éxito. Cuáles son las soluciones:

Para eso deberían priorizarse las soluciones que ya han dado pruebas de su efectividad: regionalización, reordenamiento de los recursos, capacitación de recursos humanos, sistemas de información confiable, etc. Es un problema técnico, pero sobre todo es un problema de decisión política

El aborto mata y destruye una mujer.

Miremos a la mujer y defendámosla. Es importante acompañar a la mujer. No es una cuestión ideológica, es una cuestión científica, pero sobre todo, de derechos humanos.
Yo creo, como mujer y como joven, que no podemos permitir que se sigan ocultando las soluciones verdaderas a la tragedia de la mortalidad materna. Miles de mujeres mueren víctimas de las fallas del sistema de salud, de la pobreza y la falta de educación, que son las principales causas de mortalidad.

Si se insiste con que el aborto es la solución a la mortalidad materna, se nos está mintiendo, se desvía la atención de los verdaderos problemas de la mujer y se genera una discusión que impide solucionar las cosas. Si defendemos a la mujer, no defendamos el aborto, que nos destruye, defendamos mejores condiciones de salud, de educación y de vida

Comentarios