Ser cristiano en Irak: "O te vas, o la espada"

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

O te conviertes al islam y pagas sus impuestos, o te vas, o te matan. Esa es la ley que el islamismo radical ha impuesto a los cristianos de Mosul.

Luis Losada Pescador

(ArgentinosAlerta.org / CitizenGO) No queda un cristiano en Mosul (Irak) por primera vez en quince siglos. La ley del islamismo radical se ha impuesto: o te conviertes al islam y pagas sus impuestos, o te vas con lo puesto, o la espada. Y no se permite discrepar: si eres musulmán y lo rechazas o cuestionas, lo pagarás igualmente con tu vida, como ocurrió tras el asesinato del profesor Mahmoud Al ‘Asali.

Al' Asali no aceptó permanecer en silencio frente a la violencia en contra de los cristianos de Mosul, obligados a decidir entre la conversión al Islam, el pago de la «jizya» (impuesto islámico para los no musulmanes) o la fuga. Así, el profesor, que enseñaba leyes en el departamento de pedagogía de la Universidad de Mosul, tuvo el valor de denunciar abiertamente esta forma de brutal limitación que, según su opinión, va en contra de los preceptos del Islam. Un gesto que pagó con la vida: los milicianos del ISIL lo asesinaron este pasado lunes en Mosul.

En 2003, antes de la invasión de EE.UU., había más de un millón de cristianos en Irak, incluyendo más de 600.000 en Bagdad y alrededor de 60.000 en Mosul.

El obispo auxiliar caldeo de Bagdad, Mons. Saad Syroub, lanza el siguiente S.O.S. a la comunidad internacional: "No tenemos palabras, porque lo que ha ocurrido es realmente impactante. Los cristianos viven en Mosul desde hace siglos y esas familias han sido arrancadas de su ciudad, de sus casas, de sus vidas, de repente. Estamos muy preocupados por el futuro de los cristianos en este país".

También el Papa Francisco ha rezado por la situación de "nuestros hermanos  perseguidos" en Irak: "Son enviados fuera, deben dejar sus casas sin tener la posibilidad de llevarse nada".

Hasta el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon ha mostrado su preocupación: "En el curso de unas pocas semanas, comunidades minoritarias que han vivido juntas durante miles de años en Mosul y en la provincia de Nínive hayan sufrido ataques directos y persecución por parte grupos armados".

Lo llaman minorías, pero en un 80% son cristianos. Por eso el presidente del Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos, Cardenal Kock, se pregunta si han estado callados demasiado tiempo.

La misma ONU condenó el pasado domingo 20 la persecución sistemática de los cristianos en Irak: "Condenamos firmemente la persecución sistemática por parte del Estado Islámico y sus grupos afines a las personas pertenecientes a minorías religiosas y aquellas personas que se niegan a adoptar la ideología extremista del Estado Islámico".

Muchos han huido a la provincia de Irbil. Su gobernador, Nawzad Hadi, ha prometido protección, pero ya son 2 millones los refugiados internacionales según la ONU. Las historias son realmente dramáticas. Son obligados a huir sin nada. Ni siquiera agua ni mantas. Si llevan algo, se lo roban en el camino.

El problema de fondo es que, desde las elecciones del pasado mes de abril, los políticos no han sido capaces de formar gobierno. Y sin autoridad, los grupos extremistas se hacen fuertes e imponen su ley. Por eso el obispo de Bagdad señalaba lo siguiente: "Con una mayor estabilidad interna, no habría lugar para estos grupos de fanáticos que pretenden gobernar nuestro país. Y luego hay que ayudar a esta pobre gente sin casa y a la que han robado todo lo que tenía".

Firmá en CitizenGO

Reclamá a la comunidad internacional para que intervenga y frene este verdadero genocidio a los cristianos de Irak. Firmá la alerta de CitizenGO: tu mensaje llegará al secretario general de la Liga Árabe y sus responsables de Derechos Humanos, Paz, Seguridad y Política Exterior. También llegará al secretario general de la ONU y su servicio de prensa.

Etiquetas:

Comentarios