El homosexualismo político se aprovecha del sacramento del bautismo

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

Ha encontrado en el bautismo una oportunidad para promover la aceptación social del "matrimonio" homosexual desde las estructuras de Iglesia Católica.

  • Que no se utilice el bautismo como instrumento de propaganda homosexualista:

(ArgentinsoAlerta.org) Se trata de bautismos de bebés de parejas de gays o lesbianas que son promocionados ampliamente en los medios de comunicación y se realizan en las iglesias más tradicionales. Se utiliza así al bautismo como instrumento de propaganda homosexualista desde los espacios de la Iglesia Católica.

Con gran despliegue mediático, en el año 2012 el transexual Flor de la V acudió a la Basílica del Santísimo Sacramento (en Retiro, Buenos Aires) donde el sacerdote Juan García Cuerva bautizó a los dos mellizos. Esta es una de las basílicas más tradicionales y es una de las iglesias preferidas en Buenos Aires para matrimonios y ceremonias de la alta sociedad. El sacerdote expresó en su momento que "Florencia es muy religiosa".

Los bebés fueron concebidos en Estados Unidos por el procedimiento de alquiler de vientre. Flor de la V figura en su Documento Nacional de Identidad como Florencia Trinidad. En su partida de bautismo se certifica en cambio que el sacramento lo recibió Roberto Carlos Trinidad.

Para el P. Enrique Martínez, vicario general de la diócesis de La Rioja, el nombre que figura en la partida de bautismo parece ser irrelevante. En declaraciones recientes respecto de la reconocida travesti transexual Solange Lisette, vió con buenos ojos que un transexual sea “madrina” de bautismo, alegando que si la ley nacional de “identidad de género” afirma que es una mujer, entonces debe darse por aceptado.

Con gran despliegue mediático tanto a nivel nacional como internacional, se anuncia ahora el bautismo de Umma Azul, hija de las lesbianas Karina Villarroel y Soledad Ortiz, quienes han pedido a la Presidencia de la Nación que Cristina Fernández de Kirchner sea la madrina de la beba.


Estos hechos y la circunstancia de su repercusión mediática, no son una mera casualidad sino que obedecen a una estrategia que busca el reconocimiento social del modo de vida homosexual, tal como lo relatan los mismos impulsores de dicha estrategia a nivel nacional e internacional.

Para la mayor visibilidad, el bautismo se realizará ni más ni menos que en la histórica Catedral de la Ciudad de Córdoba, finalizada en el año 1758. Karina Villarroel expresó al diario La Voz del Interior que “me han hablado de un medio de Estados Unidos y de una agencia de Francia. Van a venir el sábado” 5 de abril.

El P. Dante Simón, Vicario Judicial de la Arquidiócesis de Córdoba, en declaraciones radiales, expresó que la pareja de lesbianas se acercó a la Curia para solicitar el bautismo de su hija y que el secretario de Monseñor Náñez, como es usual en cualquier caso de personas que solicitan sacramentos en la sede episcopal, las derivó a su párroco sin hacer ningún tipo de valoración especial. También manifestó que no es cierto que se vaya a administrar el sacramento de la confirmación para Karina y Soledad, junto con el bautismo de la beba.

Esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la religión católica

El código de derecho canónico explicita las condiciones que deben cumplirse para bautizar lícitamente a un niño. El segundo párrafo dice claramente que debe existir una "esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la religión católica". Caso contrario, el bautismo debe diferirse:

868 § 1. Para bautizar lícitamente a un niño, se requiere:

  • 1 que den su consentimiento los padres, o al menos uno de los dos, o quienes legítimamente hacen sus veces;
  • 2 que haya esperanza fundada de que el niño va a ser educado en la religión católica; si falta por completo esa esperanza debe diferirse el bautismo, según las disposiciones del derecho particular, haciendo saber la razón a sus padres.

Cabe preguntarse si realmente existe un verdadero compromiso de educar a estos bebés en la fe cristiana o si se los está utilizando como un instrumento de propaganda homosexualista desde los espacios de la Iglesia Católica. ¿Quién les va a explicar a estos niños que el "cambio de sexo" y el "matrimonio" homosexual están en contra de las enseñanzas de la Iglesia Católica?

Obviamente los niños son ajenos y no tienen culpa alguna por las elecciones de sus padres. Esperamos que verdaderamente sean educados en la religión católica.

 

Etiquetas:

Comentarios