Rosario: capital del crimen

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

Hubo 217 asesinatos en la ciudad en 2013. Triplica la tasa media nacional de homicidios por drogas.

  • "La falta de resultado en las pesquisas y toda la situación de impunidad que envuelve a estos casos garantiza que sea fácil matar a alguien en Rosario"

(ArgentinosAlerta.org) Durante los primeros 25 días de enero se cometieron 28 homicidios en Rosario. Con 21 casos cada 100 mil habitantes triplica a la Ciudad de Cordoba. Según informa El Liberal, la metodología es muy "simple": sólo requiere de una moto, un arma y la decisión de aniquilar a la víctima, que en muchos casos el homicida conoce del barrio. Durante enero se cometieron 12 crímenes con esa metodología: dos hombres en motocicleta disparan en plena calle y huyen.

La policía no sigue ningún rastro y el caso pasa a formar parte de la estadística de los expedientes que terminan en un juzgado como causas NN o en investigaciones que nunca se cierran por falta de pruebas.

"La tasa de esclarecimiento de homicidios está por debajo del 50 por ciento", calculó Daniel Erbetta, ministro de la Corte Suprema de Santa Fe. Según el penalista, esto tiene que ver "con el escaso nivel de profesionalización de las fuerzas de seguridad y los casos en que la propia policía da protección a ciertas economías delictivas".

"La falta de resultado en las pesquisas y toda la situación de impunidad que envuelve a estos casos garantiza que sea fácil matar a alguien en Rosario. El sicario se posiciona dentro de la banda y gana un dinero -que oscila entre cinco mil y diez mil pesos- que es importante en medio de una situación social extrema", explicó el fiscal regional Jorge Baclini, quien a partir del 10 de febrero estará al frente de las pesquisas, cuando se ponga en marcha en Santa Fe el nuevo sistema procesal penal.

La mayoría de los crímenes tiene que ver con disputas territoriales dentro del mapa de la venta de droga en Rosario, donde las fronteras de cada grupo narco se expanden o se contraen sobre la base de su poder de fuego.

La banda de Los Monos, según se desprende del expediente 813/12, adquirió en el mercado ilegal -a piratas del asfalto- un cargamento de armas que tenía como destino la provisión de armerías de la ciudad de Córdoba. Para hacer alarde de ese poder, Claudio "Pájaro" Cantero, líder de la banda narcocriminal de Los Monos, asesinado el 26 de mayo pasado, se sacó fotos que publicó en su perfil de Facebook probando las ametralladoras en barrio Las Flores.

Erbetta aporta que "las investigaciones llevadas adelante el año pasado sobre algunos grupos que tenían cierta hegemonía en el mercado ilegal de la droga -como la banda de Los Monos- han generado disputas y reacomodamientos no sólo en estas bandas sino también en el interior de la policía, que en Santa Fe ha ocupado un lugar central en esta crisis".


El señor de los sicarios

Milton Damario, con sólo 24 años, podría encuadrarse como un sicario veterano, no sólo por la cantidad de asesinatos en los que está sospechado, sino porque empezó a la corta edad de 15 años.

Damario está detenido desde 11 de setiembre pasado, cuando fue atrapado en una estación de servicio en Santo Tomé a bordo de una Toyota Hilux. Tres juzgados habían pedido su captura y está acusado de ser el autor material del homicidio de Claudio Cantero, líder de la banda de los Monos, el 26 de mayo pasado. Se inició como asesino a sueldo hace casi una década en la llamada banda de Torombolo.

Cayó preso por primera vez el 6 de enero de 2005 acusado de matar a Alberto Acuña, de 19 años, pero luego salió en libertad.

Tras estar preso la primera mitad del 2012 por portación de arma de guerra, Milton Damario volvió a la calle. El crimen de Cantero volvió a ponerlo en la mira de la Justicia. No sólo lo acusan de ese asesinato sino también del de Juan Pablo Colasso, ocurrido en noviembre del año pasado en Villa Gobernador Gálvez.

Damario también está imputado por los homicidios de Lucas Espina, a principios de 2012, y de Norberto Armanino, ultimado con una ráfaga de ametralladora en mayo de 2011.

Etiquetas:

Comentarios