1 de cada 5 embarazos terminó en aborto en España en 2010

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AA) Desde Argentinos Alerta informamos periódicamente sobre la situación de la vida y la familia en España pues constituye un buen reflejo de lo que puede ocurrir en Argentina si dejamos que prosperen las políticas anti-vida y anti-familia que promueven algunos legisladores. Presentamos a continuación el último comunicado de prensa del Instituto de Política Familiar sobre la relación entre embarazos y abortos en España en 2010.

 Los abortos producidos en 2010 en las comunidades de Andalucía, Valencia, y Madrid confirman que el número de abortos ha experimentado un aumento con respecto a 2009, ha señalado Eduardo Hertfelder, presidente del Instituto de Política Familiar (IPF).

En efecto, en 2009 se produjeron 53.659 abortos en estas 3 comunidades -que representaron el casi el 50% de los abortos totales-, y sin embargo, en 2010 han sido 54.025 abortos, es decir, 366 abortos más, prosigue Hertfelder. De mantenerse esta tendencia en el resto de las comunidades, se habrán producido más de 112.000 abortos en 2010 (112.242 abortos) con un incremento de casi el 1% con respecto al año pasado.

Pero si esto es grave, lo es aún más que el número de embarazos que termina en aborto sigue aumentando en España de manera que en 2010, uno de cada cinco embarazos (el 19%) terminó en aborto, Así, en el 2009 de los 606.479 embarazos que se produjeron, 111.482 terminaron en aborto lo que representó el 18,38%. En el 2010, de confirmarse esta tendencia, se habrán producido 596.297 embarazos de los que 112.242 habrían terminado en aborto, esto es, el 18,82% de los embarazos.

Al margen de la posición subjetiva que se tenga sobre el aborto, continúa el presidente del IPF, el hecho objetivo es que destruye capital humano en una proporción creciente en el caso de España -ha representado un crecimiento espectacular del en los últimos 20 años (1990-2010)-, se ha convertido en la principal causa de mortalidad y es una de las causas claras del descenso en la natalidad española.

Pero, sobre todo, estas cifras hablan de miles de tragedias personales, familiares y sociales ante las que no es legítimo seguir pasivos. Se trata de un reto prioritario tanto para la sociedad en general como para las administraciones. Cada madre que se ve abocada al aborto es un fracaso no sólo de la administración que no ha sabido o querido ayudarla, sino también de una sociedad que, siguiendo la política del avestruz, se ha inhibido ante este verdadero drama del siglo XXI.

El fracaso de la nueva ley del aborto es evidente ya que ha aumentado el porcentaje de embarazos que termina en aborto, además de aumentar el número de abortos, y provocar la explosión de la píldora abortiva del día después. Además, ¿Cómo es posible que un fracaso como es el aborto se convierta en derecho? Desarrollar leyes que aumentan aún más estos índices dramáticos constituye una verdadera violencia contra la mujer. Seguir insistiendo en ocultar la realidad, en fomentar políticas anticonceptivas fracasadas o en aprobar leyes regresivas no es, por tanto, la solución.

Es importante señalar que una vez que se abre las puertas al aborto, su crecimiento es imparable. En España, desde que el gobierno de Felipe González aprobó la ley de aborto en 1989, el número de abortos ha pasado de representar el 6,95% de los embarazos en 1989 a más del 18,82% en el 2010. Es decir, en los últimos 21 años la tasa de abortos tuvo un incremento del 170%. El gráfico de abajo muestra el incremento del porcentaje de embarazos que terminaron en un aborto con el paso del tiempo. Al mismo tiempo el uso de métodos contraceptivos ha aumentado grandemente en España en los últimos años. Por lo tanto, resaltamos una vez más que es falso el slogan feminista de "anticonceptivos para no abortar". Todo lo contrario. Una educación sexual hedonista que disgrega el sexo del amor termina al final provocando más abortos.


 

Etiquetas:

Comentarios