Sobre los símbolos religiosos en los espacios públicos

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AA) Con motivo del proyecto de la diputada María José Lubertino de retirar los símbolos religiosos de los espacios públicos, Monseñor Antonio Marino (Obispo de Mar del Plata) envió un artículo que fue publicado recientemente por el Diario La Capital, de Mar del Plata. Monseñor Marino alerta que proyectos como éste pretenden en última instancia que nuestra patria renuncie a su pasado y a su identidad histórica y cultural en virtud al “derecho a no creer” que invocan algunas minorías. La eliminación de todo tipo de simbología religiosa implicaría cambiar nombres de calles y ciudades y hasta cambiar el preámbulo de nuestra constitución que invoca a Dios como “fuente de toda razón y justicia”.

También implicaría cambiar nuestra forma de hablar. Pues cuando se habla de los “talentos” de una persona se hace referencia a la célebre parábola de los talentos. Y frente a aquellos que temen una indebida injerencia de la autoridad eclesiástica en las instituciones civiles de la República, el Obispo recalcó que por aquello de “Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”, el cristianismo siempre ha distinguido, sin oponer, a la autoridad espiritual del poder temporal. Por ello subraya que “rectamente entendida la laicidad del Estado se origina con la fe cristiana. Otra cosa distinta es el laicismo, que intenta marginar a Dios de la vida pública y relegarlo al interior de la conciencia y al interior de los templos”.

Reproducimos a continuación el artículo completo de monseñor Antonio Marino, en el Diario La Capital de Mar del Plata (agosto de 2011):

En la Legislatura de la ciudad autónoma de Buenos Aires se ha presentado recientemente un proyecto de ley que propone la supresión de símbolos religiosos (crucifijos, imágenes de la Virgen) en los espacios públicos. La Dra. María José Lubertino invoca el “derecho a no creer”. Existen otros antecedentes que van en la misma dirección, como el cuestionamiento de la presencia del signo de la cruz en el escudo de la ciudad de Buenos Aires, o la propuesta del retiro de los restos del general San Martín del recinto de la catedral primada.

Si tomáramos en serio la propuesta de erradicar los símbolos religiosos de las instituciones civiles y de los espacios públicos, esto nos llevaría muy lejos. La aplicación coherente y sistemática de este principio impulsado por una minoría, parece suponer que en la organización de la sociedad se puede ignorar su pasado y su identidad histórica y cultural. Esto equivaldría a pretender fundar nuevamente la patria sobre fundamentos diversos de los ya puestos. Sería preciso cambiar el preámbulo de la Constitución Nacional donde invocamos a Dios como “fuente de toda razón y justicia”. Habría también que eliminar el artículo 2 de la misma, conforme al cual la Iglesia Católica es considerada como una institución de derecho público.

Deberíamos notar que según la misma línea argumentativa, que ve en los símbolos religiosos una amenaza para la democracia y la libertad, deberíamos entonces cambiar los nombres de innumerables ciudades, provincias y calles que llevan la marca de lo cristiano y católico. ¿Habrá que rebautizar a las provincias de Santa Fe, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Misiones, Santiago del Estero? ¿Le cambiaremos el nombre a las ciudades de Jesús María, Exaltación de la Cruz, Concepción (Tucumán), Concepción del Uruguay (ER), Pilar, San Miguel de Tucumán, Santa Rosa (LP), San Salvador de Jujuy…? ¡La lista sería tan larga! Por no hablar de los resabios del lenguaje bíblico que han quedado impresos en las lenguas romances y en la lengua castellana en que nos expresamos, y que sería largo ilustrar. Un botón de muestra: ¿de dónde proviene el hablar del “talento” de una persona? La propuesta, de ser llevada a cabo en forma sistemática y coherente, desembocaría en la negación misma de la historia y de la cultura de occidente.

Subyace en esta postura el temor de una indebida injerencia de la autoridad eclesiástica en las instituciones civiles de la República. La tensión no es de ahora. Pero una mirada serena y objetiva sobre la historia de la cultura occidental, nos llevaría a descubrir que es precisamente el cristianismo la fuerza espiritual que ha llevado a distinguir, sin oponer, el ámbito del poder espiritual y el ámbito del poder político. “Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios” (Mt 22,21). Rectamente entendida la laicidad del Estado se origina con la fe cristiana. Otra cosa distinta es el laicismo, que intenta marginar a Dios de la vida pública y relegarlo al interior de la conciencia y al interior de los templos.

Curiosamente se habla del “derecho a no creer”. ¿A alguien se lo persigue por no creer? ¿No habría que hablar del derecho a creer? ¿O por defender el derecho de minorías debemos atacar las convicciones de las mayorías? Además, ¿nuestra patria debe renunciar a su pasado y a su identidad histórica y cultural?

Mons. Antonio Marino, obispo de Mar del Plata

Etiquetas:

Comentarios

Citando al maestro de César Actís: "...son las piedras que arrojan los que no se han permitido aceptar que ellos también fueron invitados, como todos los seres humanos, a viajar hacia su propia presencia" (AIE, el camino es uno mismo)

Necesitamos voces lúcidas de nuestros pastores. Que estas palabras claras despierten a otros para que se despierte la conciencia dormida del genuino pueblo argentino!

Excelente !!! Por fin escuchamos a la Iglesia con un mensaje claro y concreto. Realmente felicito al Obispo de Mar del Plata.Todos, laicos, religiosas y sacerdotes debemos defender nuestro derecho a creer, nuestras raíces y nuestra identidad histórica y cultural.

Monseñor Marino hace honor a ser discípulo y hermano en el Episcopado de monseñor Aguer.
Esta Patria nació con identidad católica, recibió en su seno a todos los grupos étnicos, religiosos, nacionales y de todo el mundo, etc. con una generosidad enorme. Pretender que cambiemos de identidad y renunciemos a lo nuestro es algo burdo y sin sentido.
Lo que tendrá que explicar Aguerre, si es que lee Historia y no ideología, es cómo con la aparición de la Gaudalupana para todo el imperio azteca y más allá todavía, y con la aparición de Nuestra Señora de la Descensión en el Cusco, los "pueblos originarios" no tuvieron reparo en aceptar el mensaje de Jesucristo.
Voy a recordar también que sólo entre 1675 y 1700 llegaron a estas hermosas tierras americanas, más de 1.500 sacerdotes franciscanos, además de muchos otros de otras Órdenes, y venían a evangelizar, y la mayoría de ellos entregaba su vida y ya no regresaba a España.
No es la gente humilde la que rechaza la cruz, los símbolos religiosos, sino los "déspotas ilustrados", aquéllos de quienes dice el Martín Fierro "que hay hombres que de su "cencia" - tienen la cabeza llena - pero les digo sin ser muy ducho - es mejor que aprender mucho - aprender cosas buenas". Sí, les falta la sabiduría primera, aprender la verdad y hacer el bien.
Será importante llevar la cruz como testimonio incluso más que en los edificios, y llevar la cruz es entregar la vida por los hermanos, como Jesús nos dice y pide. Queremos la cruz en los edificios públicos, en los caminos y rutas, a la vista, pero incluso si la quitaran de esos lugares, no la podrán quitar de nuestros corazones.
Lubertino, luchá por las grandes causas, por la vida de los niños por nacer, por las madres, por los ancianos, por los enfermos, por los marginados, por leyes de adopción, de voluntariado, no por el dinero y el poder, que se los come la polilla.

Para Wilson:Perdón, los españoles vinieron a estas tierras en transatlánticos, portaaviones,aviones.¿Cuántos batallones de combate desembarcaban por semana?Si mataron 50 ó 60 millones y todavía hay, algo que no me cierra.Trajeron ,misiles, bombas, minas.¿Cuántos aborígenes había en Méjico cuando Cortés quemó sus naves?¿Cuántos españoles eran?Por muy numeroso que hubieran sido los invasores los locales conocían el terreno.Merece un estudio mucho más profundo,entender el proceso vivido en América.Tu comentario es muy simplista.En Argentina la tropa que luchó no solamente contra el gobierno de España sino primero contra el Imperio Británico en dos oportunidades, también se santiguaba.Y hay historiadores como José María Paz en su Vida de Belgrano, el creador de nuestra bandera,que explica la entrega de su bastón de mando a la Virgen de la Merced, como medio de que los pueblos de las provincias del norte, dije los pueblos, no los señorones,aceptaran la Revolución producida en Buenos Aires.No sé si sabrás que se encontraron libros de la biblioteca de los jesuítas echados durante el advenimiento de los reyes Borbones al trono español,entre ellos hay tratados sobre las lenguas indígenas hasta una antología en lengua indígena.Si tenés oportunidad de visitar nuestro país te recomiendo recorrer el circuito de la Compañía de Jesús en Córdoba.Pero no te quedes solamente con lo que te dice el guía.Es interesantísimo leer anotaciones, cuentas, registros.Cuantos sacerdotes había en la estancia y cuantos aborígenes vivían en ella.¿Porqué se quedaban?Solamente se fueron al monte cuando fueron echados los sacerdotes y se encargaron de la estancia funcionarios del gobierno español.Con relación a los símbolos quiero decirte algo más.El barrio donde nací y viví en la ciudad de Buenos Aires, ostenta en su escudo la silueta de la Basílica de María Auxiliadora y San Carlos.Almagro nació y creció a su sombra.Y acá se te queman tus argumentos. Nuestro preámbulo habla de todos los hombres que quieran habitar el suelo argentino.Pues entre esos hombres estaba la colectividad italiana, entre ellos mis bisabuelos,que se asentaron en Almagro.La Iglesia nació cuando una congregación italiana vino a atender espiritualmente a sus compatriotas,que pudieron confesarse y escuchar predicar en su lengua.¿Qué hacemos?,¿la sacamos del escudo?¡Execramos a los tanos que llegaron con una mano atrás y otra adelante a trabajar como burros,para hacerse un porvenir para ellos y sus hijos,( y lo hicieron),porque agregaron otra iglesia. O aceptamos la realidad sabiamente. Hay que conocer mucho de la historia,no solamente la de los libros,sino la de los relatos familiares,la de las piedras de los edificios,la que nos transmiten los objetos de los museos,que no está escrito pero sin embargo hablan.¿Cómo hacemos para sacar la referencia a símbolos religiosos de lo más popular nuestro que es el tango.Dios, Cristo, María,la Cruz están en muchos de nuestros tangos más importantes. ¿Prohibiremos a Enrique Santos Discépolo?¿O a nuestro principal poeta gauchesco José Hernández y su Martín Fierro?¿Y la chacarera?"La vida me han prestado y tengo que devolverla cuando el Creador me llame"...... Los signos cristianos forman parte de nuestra nación,de nuestra historia.Rechazás lo dejado por los españoles de la conquista, pero Argentina se formó también con el aluvión de inmigrantes que llegaron a partir de 1870 y continuó en el siglo XX.Alemanes, polacos, libaneses, irlandeses, españoles e italianos,lituanos, eslovenos.en su gran mayoría católicos.Y en este último tiempo, bolivianos, peruanos, paraguayos uruguayos, que traen sus propias advocaciones marianas.En menor cantidad ortodoxos y protestantes, también cristianos.¿Borramos nuestra memoria colectiva?

Esta Sra.quiere estar en el candelero, conocemos su trayectoria por distintas fuerzas políticas, es del sol que más calienta.. fue una aventaja estudiante medalla de oro de la Universidad Católica Argentina, los más grandes apóstatas salen principalmente de los colegios religiosos, Insisto el CRISTIANISMO no es una materia, que se califica de 0 al 10, sino ES UNA FORMA DE VIDA, en la que JESUS NOS LLAMA A CADA UNO, RESPONDIÉNDOLE CON TODA LIBERTAD , es lo que se debe transmitir principalmente en todos esos establecimientos educacionales.
Lo recuerdo a esta Sra.las palabras de uno de los más grandes seguidores de JESUS, que no fue cristiano,el Mahatma Gandhi: "CRISTO NO ES SOLO DE LOS CRISTIANOS, SINO PERTENECE A TODOS LOS HOMBRES DE BUENA VOLUNTAD, POR ENCIMA DE RAZAS Y CREDOS.-, él aplicó sus enseñanzas que le permitió sin tirar un solo tiro, la libertad de su amada patria INDIA.
La Argentina, siempre se distinguió por el respeto a todo tipo de credo, basta observar las cúpulas o frentes de mezquitas, sinagogas, pagodas, etc. que se hallan en varias ciudades de nuestros país. Nací y me crié en el Barrio de Barracas, crisol de razas, y de ideologías, nadie nos sentimos perseguidos, por el contrario nos sentimos acogidos, tuve un tío anarquista, pero jamás en las conversaciones que tuve ofendí sus ideales, y a la recíproca.
Que está Sra.presente en la Legislatura proyectos, que tiendan a la inclusión de tantas hermanos carentes de vivienda, educación y salud, no le cuento metáforas, como vicentino desde muy joven estoy en permanente contacto con estas realidades.
Dios en su infinita bondad, ilumine su mente y su corazón.

Wilson: estás equivocado. no compres esa historia de que todos los que vinieron a estas tierras vinieron a hacerse la américa.
Hay un montón de santos y mártires que pagaron con su sangre por la dignidad y libertad verdadera de los habitantes de estas tierras.
lee y analiza. estarás agradecido a nuestra madre España.

No deberìa inmiscuirme en un tema netamente argentino,pero debido a que algùn amigo de ese su paìs me involucrò en este foro me creo con un pequeño derecho a dar mi opinion.
Si estoy de acuerdo,no solo que eso ocurra en Argentina si no en todos nuestros paìses latinoamericanos.
La procupaciòn del sr. cura es que deberìan cambiarle los nombres a una cantidad de provincias,ciudades,calles y demàs.Acaso sr. cura no tenemos bastantes nombres originarios para cambiarselos?
Lamento que eso que ud. llama patria halla sido la elaboraciòn de las clases pudientes en concordancia con la iglesia que ud. representa.La tropa que defendiò la patria del imperio español,de donde llegò a estas tierras la religiòn que ud. representa nunca jamàs fuè consultada por el nombre que deberìa ponersele a una provincia,ciudad o calle siquiera.
Creo que visto lo que ud. expone es harto comprobable que se trata de proteger el futuro ya que el pasado nos enseña que la bandada de degenerados que llegaron a nuestras tierras y que amparados en la religiòn que ud.representa asesinaron de la manera mas vil a 50 o 60 millones de indigenas,debemos urgentemente hacer que las nuevas generaciones sin influencias nefastas de gente que habla de amor y paz nos retrotaigan a escenarios vividos con anterioridad y sepan distinguir sin presiones la verdad de la falsedad.
Y para eso la ùnica forma es que la iglesia que ud. representa(y todas las demàs)sean actores de segunda lìnea y no primogenien en ningùn sentido la actividad polìtica de una naciòn,como parece que ocurre ahorita en ese gran pais llamado Argentina.

"Algunos creen que creen, y otros creen que no creen" Staliv Lec es el autor Polaco de este aforismo que me viene a la memoria después de leer la nota.Sin dejar de tener en cuenta que una cosa es la Fé ( el acto íntimo y personal en el que cada cual se relaciona con ese "Alguien" al que recurre en su desesparación cuando a un hijo no le baja fiebre) y otra es la Religión ( en tanto expresión social de esa misma Fé), no entiendo a quien puede molestar tanto un crucifijo en atención a una doctrina que está llamada, por el mismo Jesucristo, a respetar a otras ovejas a las que también llama "suyas", aún cuando no son del rebaño cristiano: en lo que ha de ser una alusión a la Santidad indudable de muchos de los que profesan otros credos(Vg.: Janusz Korczak) ¿Qué se busca a través de esa proscripción ? ¿ Serán actos que proceden de quienes aspiran a acercarse a algún credo y están contrariados por eso mismo? ¿Si hablamos del respeto a las minorías como un rasgo elemental de todo régimen democrático, eso no conlleva la inversa;esto es: el respeto a las mayorías por parte de las minorías? Plesbicite el INADI el tema si acaso le parece que los símbolos religiosos constituyen una ofensa para la mayor parte de la ciudadanía.

Estimada Mercedes Del Rosario Lima: es muy cierto lo que usted afirma, pero también no hay que extrañarse como lo sucedido en una Universidad Católica de Estados Unidos, la universidad Notre Dame, dicha universidad otorgó el premio al presidente Barak Obama, proabortista; el escándalo se desató cuando un sacerdote católico de 80 años de edad, el Padre Norman Weslin y un grupo de fieles realizaron el Via Crucis en defensa de la vida por nacer y en protesta por la actitud contradictoria de las autoridades universitaria. El sacerdote fue arrestado por defender la vida humana.

Qué belleza lo que dice Monseñor! La santidad no está reñida con la inteligencia y el estudio. Muy lindo para hacer reflexionar sobre la estupidéz de la propuesta.
QUÉ GENIAL! AMO LA GENTE INTELIGENTE Y PARA COLMO CRISTIANA!!!!!
VIVA DIOS!

Hasta cuándo tanto autoritarismo en nombre de la libertad?
Todos tienen derechos, menos los que creemos en Dios?
Antes los militares fueron bien identificables y por un tiempo nos quitaron los derechos más esenciales y ahora estos otros, políticos, elegidos por el pueblo.... ES COMO UNA LOCURA COLECTIVA. PRIMERO DICEN QUE NO HAY QUE DISCRIMINAR A NADIE Y DESPUÉS ELLOS HACEN LO QUE DICEN QUE NO SE DEBE HACER... ¡QUÉ ATROPELLO!

La iglesia no debe de relacionarse de forma directa con las instituciones del estado . Por el contrario debe mantener una gran distancia con la política que es una actividad mundana . A Dios lo que es de Dios y al Cesar....

A QUE LE TEME ESTA SEÑORA?LA FE Y LA CREENCIA EN LA RELIGION NO ES UNA EMFERMEDAD CONTAGIOSA.
PIENSO HUMILDEMENTE QUE ESTA SEÑORA ESTA EN BUSQUEDA DE SU RUMBO,SE OPONE Y NO SABE PORQUE, ME AGRADARIA ESCUCHAR UN TESTIMONIO CERTERO Y CON FUNDAMENTO.
HAY TANTA COSAS QUE TENGO QUE VER Y ESCUCHAR QUE NO SON DE MI AGRADO Y POR ESO NO PIDO QUE LAS RETIREN.
QUE DIOS Y LA PATRIA LA PERDONEN Y LA ILUMINEN PARA QUE VEA, QUE HAY TEMAS MUCHOS MAS PERJUDICIALES PARA LA SOCIEDAD.
SEÑORA POR FAVOR PIENSE Y LUEGO ACTUE.

There is a need to notice a

There is a need to notice a certain program. People need something that they can truly benefit. - Mark Zokle