Caso Camila: reflexiones sobre los problemas éticos relativos al estado vegetativo

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AA) El caso de Camila, la beba de dos años que se encuentra en estado vegetativo desde que nació, ha movilizado al Senado y a la opinión pública. La pequeña, ahora de dos años, se quedó sin oxígeno durante el parto, tuvo un paro cardiorrespiratorio, la reanimaron y la conectaron a un respirador y a un botón gástrico para alimentarla. Los médicos del Centro Gallego de Buenos Aires, donde se encuentra internada rechazan quitarle el respirador amparándose en el vacío legal que hay sobre el tema. Argumentan que hacerlo implicaría un homicidio. La madre de Camila solicita una ley de muerte digna.

En la Legislatura porteña, en Diputados y en Senadores hay varios proyectos de “muerte digna”. Muchas veces, bajo “muerte digna” se esconden verdaderos proyectos de eutanasia que lo que buscan es matar al paciente. Lamentablemente, en circunstancias dolorosas como ésta, hay legisladores que buscan aprovecharse del dolor ajeno para promover sus proyectos. Un ejemplo lamentable lo hemos visto hace poco con la diputada por la CABA María José Lubertino:

El paciente en estado vegetativo es persona humana y, en cuanto tal, tiene derecho al pleno respeto de sus derechos fundamentales, el primero de los cuales es el derecho a la vida y a la tutela de la salud. En particular, el paciente en estado vegetativo tiene derecho a una asistencia fundamental, que abarque hidratación, alimentación, calefacción, higiene y analgesia. La posible decisión de suspender la alimentación y la hidratación, cuya suministración al paciente en estado vegetativo es necesariamente asistida, tiene como consecuencia inevitable y directa la muerte del mismo. Por tanto, constituye un auténtico acto inaceptable de eutanasia.

Es preciso prestar atención especial a las fami­lias en las que uno de sus miembros se halla en estado vegetativo. La legislación debe garantizar su derecho a la ayuda de todos los agentes sanitarios, a un adecuado apoyo humano, psicológico y económico, que les permita salir del aislamiento, sintiéndose parte de una red de relaciones humanas solidarias.

Respecto del hecho de que Camila está conectada a un respirador, Argentinos Alerta consultó a un especialista en bioética quien manifestó que comparte la postura de los médicos del Centro Gallego de Buenos Aires. “Extraer el respirador de golpe es como extraer todo el oxígeno de la habitación en la que se encuentra una persona para ver si ésta vive o no”. La dependencia de un paciente respecto de un respirador no se puede determinar tan fácilmente. No es una respuesta de tipo “0 ó 1”. El profesional nos explicó que esto lleva un tiempo durante el cual se va graduando la frecuencia ventilatoria. O bien,  se baja la concentración de oxígeno que se le brinda al paciente. De esta forma se va evaluando si el paciente es capaz de respirar por si mismo sin hacer una falla cardiaca o respiratoria fatal. Por supuesto, mientras dura este proceso, no se puede privar al paciente de la alimentación e hidratación que todo ser humano necesita. Tampoco hay que utilizar medios desproporcionados que prolonguen la agonía (ensañamiento terapéutico).

Siempre nos quedamos con un dejo de duda cuando casos como éste se politizan y se hacen tan mediáticos. Según hemos visto en los medios de comunicación, la madre de Camila sólo va a visitarla los sábados y dice que lo que más le preocupa es la ley que tiene que salir. Para reflexionar.

Para precisar varios conceptos, reproducimos abajo en forma esquemática diversas reflexiones sobre los aspectos científicos y éticos relacionados con el estado vegetativo. Fueron tomadas del libro “A FAVOR DE LA VIDA, Temas actuales de Bioética” de Elio Sgreccia (1ra Ed., Buenos Aires, Ágape Libros, 2008).

Reflexiones sobre los problemas científicos y éticos relativos al estado vegetativo

1) El estado vegetativo es un estado en el que el individuo no tiene capacidad de respuesta; actual­mente se define como una condición caracterizada por: estado de vigilia, alternancia de ciclos de sueño y vigilia, ausencia aparente de conciencia de sí y del ambiente circunstante, falta de respuestas de compor­tamiento a los estímulos del ambiente, mantenimiento de las funciones autonómicas y de otras funciones cerebrales.

2) El estado vegetativo debe distinguir­se de la muerte encefálica, del coma, del síndrome locked-in y del estado de conciencia mínima. El estado vegetativo tampoco puede identificarse sim­plemente con la muerte cortical, teniendo en cuenta que en los pacientes que se encuentran en estado vegetativo pueden seguir funcionando islas, incluso muy amplias, de tejido cortical.

3) Por lo general, el paciente en estado vegetativo no necesita ayuda técnica para mantener sus funciones vitales.

4) Al paciente en estado vegetativo de ningún modo se lo puede considerar un enfermo terminal, dado que su condición puede prolongarse de forma estable inclu­so durante períodos de tiempo muy largos.

5) El diagnóstico de estado vegetativo permanece hasta el momento eminentemente clínico y requiere una atenta y prolongada observación, realizada por personal especializado y experto, mediante el uso de instrumentos de valoración aptos para este tipo de pacientes, en un ambiente adecuadamente controlado. En efecto, en lo escrito sobre esta materia quedan documentados errores de diagnóstico en un porcentaje de casos bastante alto. Por esta razón, si fuera preciso, se podrían utilizar todas las técnicas modernas disponi­bles para ayudar al diagnóstico.

6) Las técnicas modernas de imaging han permitido documentar en los pacientes que se hallan en estado vegetativo la persistencia de algunas funciones corticales y la respuesta a algunos tipos de estímulos, entre ellos el dolor. Sin embargo, aunque no sea posible conocer la calidad subjetiva de esas percepciones, parecen posibles algunos procesos elementales de discernimien­to entre estímulos significativos y no significativos.

7) Actualmente, ningún método determinado de investigación puede permitir predecir, en un caso concreto, cuál de los pacientes en estado vegetativo se recuperará y cuál no podrá lograrlo.

8) Hasta ahora, las valoraciones de pronóstico de tipo estadístico sobre el estado vegetativo se han obte­nido mediante estudios limitados en cuanto al número de casos y a la duración de la observación. Por eso, se recomienda renunciar definitivamente a términos equí­vocos como el de estado vegetativo permanente, limitán­dose más bien a la indicación de la causa y la duración del estado vegetativo.

9) Reconocemos que todo ser humano posee dig­nidad de persona, sin discriminación de raza, cultura, religión, condiciones de salud o situación socioeconó­mica. Esa dignidad, fundada en la misma naturaleza humana, constituye un valor inmutable e intocable, que no puede depender de las circunstancias existenciales concretas, ni puede subordinarse al juicio de nadie.

Aun reconociendo como deber propio de la medici­na, al igual que de la sociedad, la búsqueda de la mejor calidad de vida posible para todo ser humano, consideramos que no puede y no debe constituir el criterio definitivo de juicio sobre el valor de la vida de un hombre. Reconocemos que la dignidad de toda persona puede expresarse también a través del ejercicio de opciones autó­nomas; sin embargo, la autonomía personal nunca puede llegar a justificar decisiones o actos contra la vida humana propia o ajena, pues sin vida no puede haber libertad.

10) Sobre la base de estas premisas, sentimos el deber de afirmar que el paciente en estado vegetativo es persona humana y, en cuanto tal, tiene derecho al pleno respeto de sus derechos fundamentales, el primero de los cuales es el derecho a la vida y a la tutela de la salud. En particular, el paciente en estado vegetativo tiene derecho a: 

  • una valoración correcta y profunda de diagnóstico, con el fin de evitar posibles errores y orientar del mejor modo posible las intervenciones de rehabilitación;

  • una asistencia fundamental, que abarque hidratación, alimentación, calefacción, higiene y analgesia; la prevención de las posibles complicaciones y el control de cualquier signo de recuperación;

  • un adecuado proceso de rehabilitación, prolon­gado en el tiempo, que favorezca la recuperación y el mantenimiento de los objetivos alcanzados;

  • ser tratado como cualquier otro paciente, con la debida asistencia y con un trato afectuoso.

Eso requiere que se renuncie a decisiones de aban­dono fundadas en juicios de tipo probabilista, dada la insuficiencia y la incertidumbre de los elementos de pronóstico disponibles hasta hoy.

La posible decisión de suspender la alimentación y la hidratación, cuya suministración al paciente en estado vegetativo es necesariamente asistida, tiene como consecuencia inevitable y directa la muerte del pacien­te. Por tanto, constituye un auténtico acto de eutanasia, por omisión, moralmente inaceptable.

Del mismo modo, rechazamos cualquier forma de ensañamiento terapéutico en el ámbito de la reanimación, que puede constituir una causa sustancial de estado vegetativo post-anóxico.

11) A los derechos del paciente en estado vegetativo corresponde el deber, por parte de los agentes sanitarios, de las instituciones, y más en general de la sociedad civil, de asegurar todo lo necesario para su tutela, incluso a través de la garantía de suficientes recursos económicos y la pro­moción de una investigación científica orientada a la comprensión de la fisiopatología cerebral y de los mecanismos sobre los que se basa la plasticidad del sistema nervioso.

12) Es preciso prestar atención especial a las familias en las que uno de sus miembros se halla en estado vegetativo. Sinceramente cercanos a su sufrimiento diario, afirmamos su derecho a la ayuda de todos los agentes sanitarios, a un adecuado apoyo humano, psicológico y económico, que les permita salir del aislamiento, sintiéndose parte de una red de relaciones humanas solidarias.

13) Además, es necesario que las instituciones orga­nicen modelos de asistencia especializados para la aten­ción de estos pacientes (centros de recuperación y de rehabilitación), esparcidos por el territorio, y garanticen la formación de personal competente y especializado.

14) Al paciente en estado vegetativo no se lo puede considerar una carga para la sociedad; más bien, debe­ría reconocérselo como una llamada a la realización de modelos de asistencia sanitaria y de solidaridad social nuevos y más eficaces.

Etiquetas:

Comentarios

Me da mucha pena que la mamá de Camila solo la visite los sábados, ese Angelito de Dios necesita el amor de la mamá, su voz, sus caricias,y saber que en el Plan de Dios Camila tiene algo que cumplir, ya sea con los medicos, la familia y nosotros los que rezamos por ella y sus papas, etc. Un poeta Sanrafaelino dice en unos de sus versos "el hombre sin Dios es una bestia en cancha abierta"

Con respecto al comentario de Mauricio pienso que a la cultura de la muerte, se la debe combatir a brazo partido,reestableciendo la inteligencia en el orden natural, incrementando el AMOR en la sociedad, con mayor solidaridad y con políticas que promuevan el bien común (que nunca es contrario al bien verdadero de la persona humana).
una vez más: No se puede solucionar problemas matando gente, tenemos que encontrar soluciones que respeten la dignidad humana.

VIVA LA VIDA...
Tenemos recelo de pisar el polvo, poque en él existe vida...
Si a un gusanito vulnerable, frágil, chiquito nos da miedo, recelo matarlo...
Cuánto más a un Ser Humano por más pequeñita/o que sea...ç
Luchemos contra una cultura de muerte, de consumismo (consumo, luego existo...), entones los cerdos serían más que nosotros...
Defendamos la Vida que es uN Regalo (Don) y uan Tarea nuestra...
Vivamos nuestras vida en plenitud: luchemos por ellas, respetémoslas, amémoslas...
Porque nadie da lo que no tine...

VIVA LA VIDA...
La Vida es un don, cultívala... Defiéndela, arpovéchala para servir a los más vulnerables...
Si a un gusanito lo defendemos, lo apapachamos, lo respetamos, lo acompañamos...
Cuánto más la Vida de Una Bella Niña, ser humano, querida por toda la Madre Naturaleza...
¿Cómo no la vamos a acompañar, a defenderla, a acariciarla, a cuidarla, a respetarla como a una Flor precios de nuestro jardín humano- divinooo?
¿por qué la crueldad se nos apodera, se nos mete en nuestros corazones...?
"Yo no temo la bomba atómica, lo que temo es la explosión del mal en el corazón humano... " (Albert Eisntein)
Luchemos por los más vulnerables, empobrecidos, por las/os niños más chiqutos, porque su amistad nos hace amigos de Jesús... Ellas/os son nuestros asesores... Aurelio...

NUESTRA VIDA ES TAN BELLA Y TENEMOS QUE DEFENDERLA...
Si la vida de un sencillo gusano tenemos que defenderla y respetarla y superarla...
Cuánto más la Vida de Una Bella Niña... Tenemos que utlizar y poner todos los medios humanos posibles para que Viva hasta cuando Papito Dioslo quiera...
¿Quiénes somos nosotros para disponer de una Vida Humana...?
Nadie puede, ni debe atentar contra un Ser Humano por más vulnerable, humilde, sencillo que sea...
Es de ética humnana: defenderla, acompañarla, respetarla y poner todos loe medios humanso que estén a nuestro alcance para que Viva...
Una sociedad inhumana, sin corazón, sin razón, que busca solo el consumismo no sabe de Sentimientos, de dolores, de sabores, de colores, de lágrimas de amor...
Luchemos por la Vida de los más vulnerables, de los más pequeñitos, de los indefensos, porque su Amistad nos hace Amigas/os de Jésús... Ellas/os son nuestros asesores...
Viva La Vida en todas sus modalidades y manifestaciones y componenetes.....
Auelio...

Muchísimas gracias por tu testimonio Laura. Un cordial saludo,

Martín Patrito

La cultura de la muerte es una mentalidad pesimista, egoísta, que ofusca al mundo, porque lo ciega, impidiéndole ver la grandeza de la vida humana, de toda vida humana, sin importar cuál sea su situación y estado. El mundo de hoy no es capaz de percibir la inmensidad del amor que se encierra en el dolor de un hijo enfermo. Nuestra sociedad no puede fácilmente descubrir la grandeza de un corazón materno o paterno, que sobrelleve, con gozo en el sufrimiento, el sacar adelante a un niño que, a lo mejor, sólo podrá decir gracias con una mirada. Nuestro mundo no entiende esos corazones que creen firmemente que la vida humana, aunque débil y enferma, es siempre un don espléndido del Dios de la bondad.

Yo tuve una hijita que nació bajo similares circunstancias que Camila, hipoxia,reanimaciones,se le cayó a los "médicos"... en consecuencia: "estado vegetativo"... pero luchamos con su papá por su vida para que el Estado le otorgara sus derechos como mujer, niña y discapacitada. Fueron 4 años de lucha constante, propuestas de eutanasia en el hospital, maltratos médicos porque consideraban que se hacía sufrir en vano a la criatura, decían que era un gasto terrible para el estado... lo decían ! todo es una mentira. No podemos ser cómplices de esta cultura de muerte... todo ser humano, por pequeño e indefenso que sea tiene derecho a vivir y ser amado... hasta que Dios diga.

Soy mamá de una nena discapacitada que ya tiene 25 años y si bien nuestra vida no ha sido un lecho de rosas, hemos tratado con mi esposo de sobrellevarlo con alegría, con mucho amor y jamás pediría que mi hija muera. Cuando veo la foto de esa bebita preciosa aún cuando está conectada a todos esos "cañitos" ¿como pensar en desconectarla para que muera? ¿acaso no saben el sufrimiento que le puede causar morir por ahogo o por falta de alimento? ¿como no conmoverse ante esa carita sonrosada a pesar de su complejo estado? Si yo estuviera allí no dudaría un instante en darle un besito a ese angelito.
Es verdad que hay peligro de infecciones con tanta sonda y tanto encierro hospitalario, pero los médicos hacen un juramento de defender la vida hasta las últimas consecuencias y no faltan medicamentos para paliar infecciones o dolores. Si esos medicamentos no son suficientes y la vida se apaga será por voluntad de Dios. Solo Dios da y solo Dios quita.
A los papás de la beba les digo: puede que estén cansados, sé que no es grato tener que ir a un hospital durante años y años sin tener siquiera una luz de esperanza; pero no cometan el horror de cargar con la muerte de su hijita por el resto de sus vidas. Busquen asistencia psicológica para poder sobrellevar mejor lo que les ha tocado, busquen socializar con padres en su misma situación, no dejen de tener proyectos y sueños para la familia y si tienen Fe, recen mucho para que Dios haga su Santa Voluntad y les dé fortaleza. Para Él nada es imposible y ¿quien puede tener la certeza de que la beba no despierte un día y mejore? No bajen los brazos, las únicas batallas que se pierden son las que no se luchan.

vida digna o muerte digna, por que hacen tanta cuestion sobre un tema irreversible?sinembargo mo tienen ningun reparo,la legislacion sobr el aborto.los medicos contrarios a su compromisoen defensa de la vida,los obligan a ser asesinos de seres que sanos, pero es mas facil callar quienes estan en silencio

Verdaderamente, es enrriquecedor los datos bioeticos que acabo de leer.Sin irman mis posturaduda alguna, ayuda mucho a mis principios Cristianos que tras informaciones como estas, reafirma mi postura sobre tan doloroso tema. Que DIos los bendiga a todos

No recuerdo muy bien la historia de HELEN KELLER,pero creo que despues de muchos años en estado vegetativo, le quitaron el respirador....¡¡¡y siguio viviendo!!!! DIOS NOS DA LA VIDA Y ES DIOS QUIEN DECIDE CUANDO NOS LA PEDIRA DE REGRESO......

siempre me pregunto porque no pensamos al revés... Cada día que pasa le estoy dando la vida, mi hijo vivió un día mas... eso no llena de alegría el corazón de una madre?

SOLO PONEN LOS COMENTARIOS FAVORABLES. TIPICA FORMA DE COMUNICAR DE LOS REGIMENES FASCISTAS QUE HAN MATADO INNUMERABLES SERES HUMANOS. DESPUES HABLAN DE VIDA.

Muchas gracias por todos los comentarios que me preceden, no podría explicarse y fundamentarse mejor. Viva Camila, porque es un ícono del dolor de Jesús y de su pedido de que amemos a nuestros hermanos, cuánto más el amor por los hijos.

Esta mujer, que pide la eutanasia de su propia hija, tiene que comprender que no hay muerte mas digna que cuando es la voluntad de Dios. No se olvide señora, que los hijos antes que de los padres, son de Dios.

El aborto, la eutanacia, el filicidio, la cultura de la muerte en gral, es el fiel reflejo de hasta que punto se ha materializado el maximo egoismo posible en la sociedad del mundo.

Asi estamos! Lamentablemente esta generacion de la muerte no tiene una solucion humanamente posible.

El que sepa entender que entienda!

It should make sense. So that

It should make sense. So that people will be convinced. - Dennis Wong YOR Health