UNA LEY QUE OBSTACULIZARÍA PREDICAR LA DOCTRINA CRISTIANA

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(AICA) La Cámara de Diputados de la Nación aprobó por unanimidad, el pasado 11 de agosto, la modificación de la ley contra la discriminación, para incorporar la no discriminación por “género, identidad de género o su expresión y orientación sexual". “De convertirse en ley -señaló Mónica del Río en una nota publicada en el boletín Notivida- los que defienden el orden natural serían pasibles de sanciones, y con esta ley mordaza “la dictadura del relativismo” va cerrando el círculo: claudicación o persecución”.

“Se considerarán actos discriminatorios -explica la nota de Notivida- a los que tengan por objeto o resultado impedir, obstruir, restringir o menoscabar el ejercicio de algún derecho o garantía, relacionado, entre otros, con cuestiones de “género, identidad de género o su expresión, y orientación sexual”.

El proyecto obtuvo la media sanción sin debate y fue votado junto a otros 13 expedientes porque no tenía disidencias ni observaciones. El resultado de la votación fue de 187 votos a favor, 0 en contra, 6 abstenciones y 63 ausentes.

Junto con la ley antidiscriminatoria se modificaría el Código Penal, para reprimir con prisión al que por cualquier medio aliente o incite a la discriminación por “género u orientación sexual”.

Quedarían legitimados para iniciar acciones judiciales por discriminación: el Defensor del Pueblo, el INADI y todas las asociaciones que trabajan por los “derechos” de gays (sodomitas), lesbianas, travestis, transexuales y bisexuales.

De convertirse en ley podrían ser sancionados los padres que se opongan a que a su hijo le digan en el colegio que puede elegir su orientación sexual y que todas las opciones son igualmente válidas, los docentes que enseñen que el verdadero matrimonio tiene una estructura natural y que no es lo mismo casarse con una persona del mismo sexo que con una del sexo opuesto, las congregaciones religiosas que no admitan homosexuales, los colegios que no acepten travestis entre sus docentes o los centros de salud que no internen a los travestis y afines en el pabellón de mujeres, las organizaciones que recuperan homosexuales, etc.

También podrían ser sancionados quienes prediquen la doctrina de la Iglesia que en el Catecismo de la Iglesia Católica dice: “la Tradición declaró siempre que ‘los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados”, o bien quienes citen los versículos 26 y 27 del capítulo primero de la Carta a los Romanos, donde San Pablo dice: “Por eso, Dios los entregó también a pasiones vergonzosas: sus mujeres cambiaron las relaciones naturales por otras contrarias a la naturaleza. Del mismo modo, los hombres, dejando la relación natural con la mujer, ardieron en deseos los unos por los otros, teniendo relaciones deshonestas entre ellos y recibiendo en sí mismos la retribución merecida por su extravío”.+

Etiquetas:

Comentarios

Hay que seguir predicando y anunciando.

Gracias, Mónica del Río, por tu palabra siempre visible y valiente, y lúcida. Sí, hay que perderles el miedo. La homosexualidad es un desorden, lo dice la ciencia, lo dice la sicología, lo dice también la revelación cristiana, porque fe y razón van unidas, mal que les pese a gente que no sabe, o sabiendo igual defiende lo indefendible. El hombre fue creado a imagen y semejanza de Dios, varón y mujer los creó. Lo demás es desviación.

It is nice to look into some

It is nice to look into some details. People need to study about it. - Steven Wyer