Intentan frenar en el Gobierno la ofensiva contra la Iglesia católica

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

(VALORES RELIGIOSOS) La reciente instrucción de Cristina Kirchner de no avanzar con el aborto, una clara señal de intención oficial de no profundizar los roces y buscar la convivencia y el respeto. Los obispos ven la nueva estrategia con prudencia y algo de desconfianza.

Por Mariano De Vedia (La Nación)

Sin que se espere en lo inmediato una reunión de la Presidenta con el cardenal Jorge Bergoglio, aunque hubo y habrá diálogos informales con el sector moderado de los obispos, el Gobierno tiene decidido no avanzar en su pelea con la Iglesia, tras el agitado enfrentamiento que rodeó la sanción de la ley del matrimonio.

Una clara señal de la intención oficial de no profundizar los roces fue la reciente instrucción de Cristina Kirchner al ministro de Salud, Juan Manzur, para frenar la polémica guía que promovía la práctica del aborto. Así lo admitió al diario La Nación una fuente del Gobierno.

Esta estrategia de recomponer puentes, especialmente con el área de Pastoral Social, que encabeza monseñor Jorge Casaretto (San Isidro), es vista con prudencia y desconfianza entre los obispos, conscientes de que las necesidades políticas del oficialismo podrían hacer variar en cualquier momento las necesidades del Gobierno, que ha demostrado sentirse más cómodo que la Iglesia en el terreno de la confrontación.

"Para el oficialismo, todo gesto de Cristina o de Néstor es una orden", se dice en voz baja cerca de la Casa Rosada. Así como el kirchnerismo se unificó detrás de la señal del ex presidente para avanzar en la sanción de la ley del matrimonio gay, ahora se espera que la tropa no se salga de las filas y priorice una relación de convivencia y respeto con la Iglesia.

Distintas vías están abiertas en el Gobierno para llegar a la Iglesia. El canal más formal es el área de la Secretaría de Culto, a cargo de Guillermo Oliveri, quien nunca interrumpió el diálogo, aún en los momentos de mayor tensión. Por allí pasan desde Casaretto y Jorge Lozano (Gualeguaychú) hasta Mario Cargnello (Salta) y Oscar Sarlinga (Zárate-Campana), entre otros.

Pero también tienen algún tipo de contacto, por vías informales, el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández; el ministro del Interior, Florencio Randazzo, y el presidente provisional del Senado, José Pampuro, especialmente con obispos de la provincia de Buenos Aires. La atención de los temas sociales en la Iglesia lleva a mantener vínculos con la ministra de Desarrollo Social, Alicia Kirchner.

Con quienes no hay diálogo desde el Gobierno es con el sector que reúne las voces que se identifican con las posiciones más conservadoras de la Iglesia, encarnadas por el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, y que tuvieron mayor protagonismo en el reciente e intenso debate público por el matrimonio entre personas del mismo sexo. Con el resultado del debate en el Senado ya puesto, en el oficialismo interpretan que "la Iglesia no eligió bien a sus interlocutores"

En el Episcopado, cuyas autoridades se mantuvieron en silencio ante la controversia planteada por el aborto, se presume que se evitará confrontar con el Gobierno, sin que ello signifique una renuncia a marcar necesidades sociales y signos de deterioro en las instituciones.

Bergoglio mantendrá su acción pastoral, con la inevitable proyección política de sus gestos y mensajes. El martes, a las 10, visitará el santuario de San Pantaleón, patrono de la salud, cuando aún no se acalló la controversia por el aborto surgida en el ministerio que conduce Manzur. Y el 7 de agosto encabezará la misa central en honor de San Cayetano, ante miles de fieles que se concentrarán para pedir trabajo.

La comisión permanente del Episcopado, que integran unos veinte obispos, se reunirá del 17 al 19 del mes próximo. Se analizará, entre otros temas, el papel que jugó la Iglesia en la controversia por la ley del matrimonio gay.

Ante la reciente polémica por el aborto, no son pocos los católicos que piensan que "ahora van a ir por todo". En el Gobierno procuran bajar el tono a la controversia, a partir de la señal de la Presidenta para no avanzar con la guía. No obstante, admiten que en el oficialismo y sus aliados hay margen para avanzar con proyectos legislativos para despenalizar el aborto, lo que seguramente abrirá nuevos frentes de tormenta con la Iglesia.

TENSIONES Y PROMOTORES DEL DIALOGO
Enfrentamiento. La marcha en defensa de la familia, convocada por organizaciones católicas y evangélicas para expresar el rechazo a la ley del matrimonio homosexual, fue el punto de mayor conflicto entre el Gobierno y la Iglesia.

GUILLERMO OLIVERI
Secretario de Culto
Dentro del Gobierno es el canal institucional por excelencia en la relación con la Iglesia y con todos los demás cultos en el país. Fue legislador porteño y está al frente de la Secretaría de Culto desde mayo de 2003.

JORGE CASARETTO
Presidente de Pastoral Social
El obispo de San Isidro está al frente de la Comisión de Pastoral Social en el Episcopado. En junio último realizó la Semana Social en Mar del Plata, donde reunió a empresarios y a dirigentes de asociaciones civiles. 

Etiquetas:

Comentarios

Creo que son estrategias para distraer y nuevamente hacer "caer" a los ingenuos ..no nos dejemos más burlar y de una vez defendamos con dignidad, respeto y justicia el verdadero camino trazado por Cristo....cuya voz es la Iglesia.No hay duros y conciliadores...hay una sola Verdad y" no es por consenso"....Un solo Camino, Verdad y Vida..una sola Iglesia conducida por nuestro Santo Padre.

People need to take the

People need to take the response. It would still work. - HomeLife Warranty Protection