EL KIRCHNERISMO, SE ACERCA AL DICTAMEN POR EL "MATRIMONIO" GAY

Versión para impresiónEnviar a un amigoPDF version

Si consigue la firma de un senador, logrará el despacho de mayoría

Gustavo Ybarra

(LA NACION) El kirchnerismo trabaja contra reloj para tratar de convertir mañana en dictamen de mayoría el proyecto de ley de matrimonio entre personas del mismo sexo. El objetivo ahora se centra en presionar al senador Rolando Adolfo Bermejo (Mendoza), miembro oficialista de la Comisión de Legislación General, que se ha declarado opositor a la iniciativa, para que acepte la postura de la Casa Rosada, que quiere ver convertida en ley la iniciativa el 14 de este mes.
Hasta hace poco, el oficialismo estaba en franca minoría en la comisión para respaldar el proyecto, pero la estrategia del Gobierno empezó a dar sus frutos en los últimos días: de los 15 miembros de ese cuerpo, hoy ya hay 7 a favor y 8 en contra. De ahí la importancia de conseguir la adhesión de Bermejo.
En la otra vereda, los sectores de la comisión que se oponen al proyecto aprobado por Diputados trabajan en la elaboración de un dictamen de consenso que consagraría la "unión civil" para todo tipo de parejas (no sólo las homosexuales), institución que conviviría con el matrimonio. A su vez, la Iglesia Católica entregará hoy en el Senado, con el respaldo de grupos evangélicos, un petitorio con más de 530.000 firmas en contra de la reforma del Código Civil.

"Bermejo tiene dos caminos: o sigue los pasos de Mansilla (Sergio) o los de Jenefes (Guillermo)", confió a LA NACION un vocero oficialista. En otras palabras, las opciones que se le ofrecieron al legislador mendocino son la renuncia a la comisión para que deje su lugar a un compañero de bloque en sintonía con la política del Poder Ejecutivo, como hizo el miércoles último el tucumano Mansilla; o la firma del dictamen en disidencia total según lo acordado por el jujeño Jenefes con la conducción de su bloque.
La decisión del senador Bermejo no se puede demorar. Es que por acuerdo de todos los bloques políticos del Senado el matrimonio homosexual va a discutirse en el recinto el 14 de julio, antes del receso legislativo de invierno. Por lo tanto, el dictamen de la Comisión de Legislación General debe estar firmado pasado mañana, a más tardar, para poder contar con los siete días de publicación que exige el reglamento.
La comisión que preside la peronista disidente y militante católica Liliana Negre de Alonso (San Luis) se reunirá mañana para definir el o los dictámenes que se debatirán en el recinto. Coronará así más de un mes de audiencias en las que se convocaron a especialistas de varias ramas del derecho, militantes de la comunidad homosexual y representantes de los diferentes credos religiosos que se profesan en el país. Además, también celebró una decena de reuniones en el interior del país.
La multiplicidad de voces que se escucharon en estos 40 días contrasta con el debate celebrado en la Cámara de Diputados, en el que sólo lo debatieron entre los legisladores.
La gran cantidad de voces contrarias al proyecto que se escucharon en el interior fueron clave para que muchos legisladores terminaran de definir su rechazo al matrimonio homosexual. Así lo demuestra una encuesta sobre 400 casos de la consultora santafecina Horacio Robustelli & Asociados, según la cual en la ciudad de Santa Fe el 65% de los consultados está en desacuerdo con la iniciativa, mientras que el 28% la aprueba.
Unión civil
Esto terminó por volcar a los críticos por la alternativa de la unión civil. Con ese objetivo vienen trabajando, desde la semana pasada, sectores radicales y del peronismo disidente para tratar de alcanzar un dictamen común a partir de los diferentes proyectos alternativos presentados.
Así, al primer proyecto de la oficialista Adriana Bortolozzi (de la provincia de Formosa), la semana pasada se sumaron las iniciativas de la peronista disidente Sonia Escudero (Salta), de Laura Montero (UCR-Mendoza) y de Luis Naidenoff (UCR-Formosa), todas ellas creando la figura de la unión civil.
Las diferencias fundamentales se centran en el reconocimiento de la capacidad de adopción de niños para las parejas homosexuales -el de Montero es el único que lo reconoce, aunque de manera muy tibia, ya que deja al albedrío de los jueces la decisión final-, por lo que podrían terminar consensuando un dictamen único.
A un eventual proyecto de ley de unión civil sumarían su apoyo los peronistas disidentes de La Pampa, Carlos Verna y María Higonet. Malas noticias para los defensores del matrimonio homosexual, ya que estos legisladores, hasta el momento, figuraban en la nómina de indecisos.
Sin embargo, a ciertos sectores que rechazan el matrimonio gay los incomoda el hecho de que el proyecto que aprueben en el Senado pueda ser rebatido por simple mayoría en la Cámara de Diputados, ante la imposibilidad de aprobarlo con una mayoría de dos tercios.
Nuevo trámite
Por esta razón, existe la posibilidad de que la unión civil salga de la comisión como un trámite legislativo nuevo, iniciado en el Senado, y que el expediente que viene de Diputados tenga dos dictámenes a todo o nada: uno por la sanción y otro por el rechazo liso y llano.
El oficialismo tomó nota de todas estas circunstancias y de la creciente resistencia del Senado al matrimonio gay. Por eso, inició su operativo de presión política para tratar de sancionar la ley sin demoras.
El primer síntoma vino desde la Casa Rosada, con llamadas telefónico del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y del secretario legal y técnico de la Presidencia, Carlos Zannini. "Tenés que votar esta ley, es la única que votó el jefe [Néstor Kirchner] desde que es diputado", fue, palabras más palabras menos, el mensaje que recibieron varios legisladores.
En este escenario, para el oficialismo es clave alcanzar dictamen de mayoría, ya que así se garantiza que el texto aprobado por la Cámara baja sea el primero en ser sometido a votación cuando llegue al recinto.
Por eso obligó la semana pasada al tucumano Mansilla a renunciar a la Comisión de Legislación General. Ex ministro del gobernador José Alperovich, este legislador respondió así a las gestiones realizadas por un colega suyo de claro alineamiento con la Casa Rosada. En su lugar se incorporó Liliana Fellner (FPV-Jujuy), que sostiene la posición del Gobierno.
Las gestiones también dieron sus frutos con el senador jujeño Guillermo Jenefes, quien acordó firmar el dictamen, a pesar de que está de manera decidida en contra del matrimonio gay.
Ahora sólo resta ver qué camino seguirá Bermejo. Una vez superado este obstáculo, entraría a tallar la segunda etapa de la estrategia de presiones. La intención del oficialismo es dar vuelta algunos votos hoy negativos y conseguir que aquellos que no acepten apoyar el proyecto se ausenten el día de la votación. De esta manera, el oficialismo parece haberse olvidado que en este tema había prometido que sus legisladores iban a poder votar con libertad de conciencia.

Etiquetas:

Comentarios

Elegir.

Decía monseñor Giaquinta, eminente pensador, filósofo y teólogo, Obispo emérito y resplandeciente intelecto de la Iglesia argentina, lo cual convive en él con una gran bonhomía y humildad, y espero reproducirlo bien, que en la política muchas veces tenemos que elegir entre malo y malo. Algunos dicen "mal menor". Pero el récord de autodemolición de la identidad creo que lo ha logrado este gobierno, y eso que tuvo buenos émulos anteriores. Rogamos a Dios, por intercesión de María La Lujanera, que renueve y resucite en nuestra tierra el espíritu patriótico, el honrar a los padres y madres, el no renunciar al sentido común, el no permitir la perversidad a cambio de unas monedas o de vaya saber qué ventajas que imaginan. Que no se realice esta autodemolición que ya está muy avanzada, pero que nosotros podemos detener si estamos dispuestos a pagar el precio.

It will always be on the

It will always be on the details. That is why people need to see it well. - Steve Wyer